¿Tu placer solo para complacer?

¿Tu placer solo para complacer?

y no te pierdas las más sensuales galerías y los
contenidos más calientes.

¿Cuántas veces has notado que el estudio del placer se ha ligado en su mayoría al sexo masculino?. Encontramos constantemente artículos dirigidos a las mujeres con contenidos tipo: “cómo convertirte en una diosa en la cama y brindar más placer a tu pareja” o “cómo ser irresistible para el sexo opuesto”, pero pocas veces enfocados a encontrar tu propio placer y sentirte merecedora de él. Tal vez por esto, pocas mujeres saben que pedir en el ámbito sexual a sus parejas, pero saben claramente cómo complacerlos. Así que me he puesto a investigar y me encanta la idea de descubrir los métodos que podemos usar para descubrir nuestro propio placer. 

Ya que las bases de dónde logramos sacar la mayor información provienen del porno, el cual ha generado una visión un tanto distorsionada de lo que una mujer disfruta y la excita, podemos ponernos en la tarea de descubrir que logra despertar nuestro lado más apasionado y excitante. Es claro que las mujeres queremos placer igual que los hombres y esperamos que los hombres se tomen el tiempo de complacernos con el mismo esmero que nosotras podemos hacerlo. Así que planteada la duda empieza el experimento real del placer femenino desde nuestra experiencia, lo cual no sólo beneficia a la mujer sino la experiencia sexual en sí misma, ya que sentirnos los dos igual de plenos en el proceso es una ganancia que beneficia a las dos partes, porque entre más placer me das, más placer quiero brindarte.

Entendiendo esto, se sabe que cada mujer es un mundo y merece ser explorada de esta manera, así que el trabajo para nosotras como mujeres sería conocernos tan bien que no sea un enigma para la pareja, sino convertirnos en esa mujer que construye su sexualidad y logra su satisfacción sexual por el conocimiento que tiene de sí misma y la seguridad que siente al compartirlo, así que: ¿cómo o por dónde empezar? 

  • Aprender a masturbarte, a tocarte sin pena y conocer bien tu cuerpo es un paso fundamental en el proceso, ya que: ¿cómo puedes explicar algo que no entiendes o no conoces bien? Te comparto una serie de videos realizados por la artista Stephanie Sarley mostrando el placer femenino con ojos de mujer, por medio de las frutas, un muy buen ejercicio visual para poder experimentar en ti. 
  • Logrado este primer paso qué tal si continúas trabajando la parte visual poniéndote ropa con la que te sientas sexy, descubriendo qué te gusta y con qué te sientes segura, ropa interior de encaje o de cuero, zapatos altos o descalza, pelo suelto o recogido? Permite que aflore esa Diosa erótica que existe en tu interior.
  • Ahora cómo puedes trabajar tu seguridad para poder hablar y pedir lo que quieres? Deja ir cualquier límite mental que te reprima, cualquier pensamiento que no te permita sentirte digna de tu propio placer, y una vez suelta de tus propios complejos fluye sin límites, y bienvenido el que sea beneficiado en este autoconocimiento y el machista que no lo tolere que siga adelante y nos  deje ser.

Imagina qué diferente puede ser si conviertes tus encuentros sexuales en una experiencia en la que puedan lograr hablar con confianza y generar esta especie de complicidad en la que los dos se beneficien, que hablen abiertamente sobre lo que desean, que les gusta y descubrir en este proceso que logra llevarlos a un orgasmo de otro nivel.

Los hombres suelen sentirse atraídos por una mujer segura, es cierto, pero el beneficio más grande en este ejercicio no es convertirnos en una mujer irresistible para ellos sino una mujer que disfruta abiertamente de su sexualidad y su múltiples herramientas de sentir placer y esto no debería ser motivo de  vergüenza sino abrirte las puertas a un mundo lleno de orgasmos y satisfacción, el mundo necesita más mujeres orgullosas de disfrutar lo que quieren, libres y sexualmente satisfechas. 



UN POQUITO DE MÍ

Soy Chef de profesión y corazón pero por cambios divinos de la vida me entregue por completo a mi pasión y soy terapeuta alternativa (especializada en procesos de autoconocimiento, con enfoque en lo sexual), amante del helado, la buena comida y los tatuajes. Me encantan los viajes que me lleven a conocerme cada vez más, ya sea en mi casa o por el mundo. Disfruto cada cosa que hago y fluyo con algo de irreverencia por la vida.