Poses para el sexo: hombres vs mujeres.

Poses para el sexo: hombres vs mujeres.

No hay nada más rico que variar a la hora del sexo, porque qué aburrido es quedarse todo el tiempo en una misma posición, pero… ¿Las mismas posturas satisfacen por igual tanto a las mujeres como a los hombres?

En With Love teníamos esta duda, y por eso hicimos un listado de poses sexuales que evaluamos todos los miembros del equipo. Con ustedes, nuestras conclusiones:

1) Los dos de pie, contra una pared:

Mujeres: Siempre y cuando la mujer sea quien esté contra la pared y el hombre lleve el ritmo desde atrás, deli. El problema es cuando la mujer es más bajita, entonces ahí es mejor estar como miquito encima del man.

Hombres: Está uno en control del asunto; esta es la favorita para un quicky en donde ni siquiera hace falta estar empelotos del todo. ¿La familia anda en la sala y a su pareja y a usted les da por ponerse traviesos? ¡Váyanse 5 minutos a la cocina y disfruten de nuestra recomendada! Además, tengan en cuenta que la pared hace que no se pierda ni una gota del movimiento, los cuerpos cada vez están más cerca y la sensación de poder se hace más intensa.

2) Hombre cargando a la mujer, de pie y de frente:

Mujeres: Lo dicho antes; como un miquito aguanta, si la estatura entre hombre y mujer es muy diferente. Una lo puede besar y consentir mientras controla el ritmo y la intensidad de la penetración. Lo único que a él le toca hacer, es tener fuerza para aguantarnos el peso por un buen rato. Tampoco es mucho pedir.

Hombres: Aquí es cuando a uno le toca demostrar que la plata invertida en el Gym ha valido la pena: porque estar en tensión tanto rato y no desfallecer en el intento, es bien para machos. Si es una pareja delgadita, súper. Si en cambio, le toca con una que pesa casi lo mismo que usted y le falta el aliento… pues… en fín, déselas de fortachón unos pocos minutos, y después invéntele que quiere ensayar otra pose, solo por variedad.

3) Hombre sentado o acostado, con la mujer encima, dándole la espalda:

Hombres: Sexo es sexo… de golpe no podemos movernos todo lo que quisiéramos, ni controlar tanto el asunto como ellas, pero eso es lo justamente chévere de la situación: dejarlas que sean ellas las que manden la parada. Literal.

Mujeres: será poco entretenido para ellos porque no se puede mover, pero para nosotras es perfecta pues efectivamente nos da todo el poder; nos deja mover con facilidad pero se pone mejor si son ellos los que nos agarran de la cintura, agregándole su propio ritmo al asunto.

4) El tradicional “en cuatro” no podía ocupar otro lugar en nuestro listado, que el número 4.

Hombres: La sensación de placer es inmensa; siente uno que domina la situación, que controla la velocidad, el ritmo, todo… lo más parecido a un par de animales dando rienda a sus instintos salvajes. No sólo se da uno gusto contemplando la redondez del trasero de la acompañante, sino que, además, esta postura es el cómplice ideal para una que otra nalgada que le agrega sabor al momento. Es perfecto; el viejo doggie style nunca cae mal.

Mujeres: Aquí hubo opiniones divididas: “Si no tiene ganas, ni se obligue, esta pose no es segura fuente de placer y requiere que esté bien caliente y entregada, porque los que realmente gozan con la sensación de poder, son ellos. No apta para estar con pensamientos abstractos, porque aquí todo depende de las ganas, y si no las tiene, no se las daña solo usted, si no al parejo también. Y nada peor que polvo inconcluso”. Sin embargo, como no podía ser de otra manera, Virginia With Love sí recalcó que esta es su pose favorita, y que siente así tanto, o más placer, que su acompañante de turno.

5) Hombre de pie, mujer con la espalda sobre una mesa:

Mujeres: Puede parecer que en esa posición ambos tienen el control, aunque dominaría más el tipo por estar de pie. Pero de todos, modos, la mujer puede moverse a su antojo y controlar los movimientos y la velocidad. La mesa, al estar fría, le daría un toque rico en medio de tanto calor. Hay contacto visual y eso es chévere; también es excitante ser observada porque el tipo al estar de frente tiene todo el panorama. ¿Riesgos de quedar con dolor de espalda? Pues tal vez, pero rico cambiar la típica cama o sofá por la mesa.

Hombres: Ya lo dijeron ellas: cuando uno está encima, en una cama, pues ricos con los besos y la proximidad, pero ya sabemos lo delicioso que es apreciar los senos de la pareja de uno, como danzan al ritmo del sexo. Y desde una perspectiva alta, funciona mucho mejor. Para no hablar de la cara de placer de ella mientras uno se encarga del “trabajo”. Además, no hay que cargar con el peso de la chica, porque para eso está la mesa, así que puede durar uno horas y horas en esas.

Y a ustedes, ¿Se les ocurre otras poses?

Crédito foto: Karen-abrayman