Fails a la hora del sexo

Fails a la hora del sexo

¿No le ha pasado que mientras recorre los estantes de su memoria buscando material masturbatorio se encuentra con una que otra situación desagradable que literalmente mata sus ganas de darse amor?

A mí me ha pasado varias veces, el tema es que más allá de lo muertas o rápidos que puedan llegar a ser algunas mujeres, o algunos tipos, estoy hablando de los verdaderos fails a la hora del sexo, le voy a poner un ejemplo: hace unos años, estábamos con mi novio en uno de esos momentos de calentura extrema, esos donde a uno ya no le importa si lo escuchan los vecinos o no, si la cama se dañó o no, y ¿por qué no? si uno espontáneamente empieza hablar con lenguaje sucio y cochino, eso ultimo me pasa muy seguido si me siento en confianza, y pues era mi novio de años ¿Por qué habría de cohibirme?

Le voy a decir el porqué tenía que quedarme callada, en medio de todas las palabras sucias que se me estaban ocurriendo, llegó un momento de calentura indescriptible donde con toda la naturalidad del caso yo le dije “Dime quien es tu puta”, usted ya se imaginará en la situación en la que yo estaba, y sabe ¿qué hizo y qué me respondió el pendejo este?, no contento con parar me dijo “amor, te amo”.

No hay derecho, ni izquierdo, no hay NADA, uno con el orgasmo ahí en la punta de la lengua, y que le digan a uno que lo aman cuando uno acaba de decirles lo que pudo haber sido el comienzo de un polvo tan sucio como espectacular, eso no tiene presentación, si usted que me está leyendo no sintió el dolor conmigo, hágamelo saber para que me ayude a superar el trauma que me dejaron esas tres palabras.


Claro que las mujeres no nos quedamos atrás, no calentemos a los manes con el más creativo de los sextings y a la hora de la verdad actuemos con susto, como si nos fuéramos a enfrentar a la peor de las serpientes, vea no hay nada más feo que hablar mucho y no hacer nada, no seamos excesivamente bruscas a menos que nuestro amante nos los pida, (no a todos les gusta tener arañazos salvajes en la espalda).

Vea, más allá de la mala educación que implica que un tipo lo coja a uno del pelo y le empuje a uno la cabeza hasta el fondo sin avisar, o de los gritos fingidos de película porno barata, todo se basa en una buena comunicación, no hay nada de malo en ser claros con lo que nos gusta y lo que no.

Le hago una invitación, haga una recopilación de los fails que le han pasado teniendo sexo, y piense si a usted le gustaría volver a repetir una de esas incómodas situaciones, acto siguiente pórtese a la altura y no le salga con un chorro de babas a su pareja, y después agradezca al karma porque así como uno se porta en la cama es el tamaño de la recompensa que le espera.