El terror del sexo

El terror del sexo

y no te pierdas las más sensuales galerías y los
contenidos más calientes.

¿Hasta dónde serían capaces de poner en juego su nivel de asepsia por tirar con alguien? Es verdad que sexo y pudor no están en la misma página, pero sin duda hay que tener ciertas normas, que aunque parecen obvias muchos las olvidan. He aquí una humilde lista producto de una investigación en la que hombres y mujeres hablan con la verdad.

Hay ciertos detalles, minucias que se presentan a último minuto cuando andamos en quinta, con todas las ganas, pero nos obligan a meter primera sin pensarlo y es mas, reversa… En las mujeres, todo puede ocasionar que se baje la libido, desde la ropa interior roída, las uñas sucias, los malos olores en los genitales o el sobaco y además de las bien conocidas medias rotas, este último punto son el terror para ellas. Quién lo creyera, hubiese apostado que era el pene pequeño. Lo interesante viene a continuación, el hombre, el cual es nuestro objeto de estudio.

En el sexo masculino encontramos una particularidad. Muchos actúan cual pollo finquero, le hacen a todo y sin asco. Sin embargo, una minoría expresó su constante preocupación por ciertos detalles, que aunque no lo crean, hacen que un man diga que no. En el primer punto encontramos los pelos en las piernas, tanto de un par de días como de semanas, es posible que en el afán de tirar, los hombres lo pasen por alto, pero niña, hay que estar prepara 24/7. Continuando con la lista, encontramos lo que es evidente: Los malos olores en cualquier zona del cuerpo… Pero, aun con lo jodido que es solo pensar en comerse a alguien que tenga chucha, este no es el terror para ellos, no. Con sorpresa encontramos el pelo… Sí, más pelo, pero el de la cabeza, el pelo sucio. Suena espantoso pero hay que hablar de ello, aunque no podemos dejar atrás los pelos en las tetas, en el ombligo.. El terror de los manes es el pelo, Comprobado... parece que lo quieren a uno lampiño. No jodás.

A lo largo de esta investigación no sólo descubrimos que los hombres le huyen al bello y tan lindo que es, también descubrimos en qué parte lo detestan más… En las piernas es pasable, en el tesoro también, le siguen haciendo a usted sin problema, en los brazos cero lío, pero en la axila, no solo los aterra, huyen como gatos pasados por agua sin pensarlo. De todos los manes encuestados ninguno sería capaz de hacerle a una vieja que tenga pelos en el sobaco.

Terror del sexo Natural Beauty por Ben Hopper
Natural Beauty por Ben Hopper


¿La razón? Un completo misterio, como tratar de identificar porque los gatos saltan cada vez que ven un pepino, así los manes saltan cuando ven un pelo en el sobaco. Alguien que nos pueda explicar qué ocurre con el pelo ahí, es tan pequeño, tan inofensivo, no es posible entender cómo les incomoda tanto, es decir ni que a uno le chuparan la axila mientras se lo meten. De verdad, ¿es tan grave como para que cancelamos la faena?

Al final de esta investigación queda uno aterrado, y de a poco se va cayendo a pedazos el mito de que los hombres le hacen a todo y con todo, no señor, con pelos en el sobaco no. Además niña, que falta de respeto, atropella la razón el pensar que usted acepte ir al matadero si no esta regia, no mi amor, divina hasta el final, impoluta y ya sabe, imberbe.

Con amor… Nina