10 frases que los hombres no queremos escuchar de una vieja, luego de un polvo.

10 frases que los hombres no queremos escuchar de una vieja, luego de un polvo.

La conocimos en un pub, en una fiesta; hubo química y buena charla… la cosa terminó en la casa de alguno de los dos, con acostada y todos los juguetes… Pero luego, la chica sale con alguna de estas “genialidades”:

1. “Esto no va a funcionar”: Pero… ¿A cuento de qué, semejante frasecita justo después del momento fogoso? Entendible si antes de que se vaya a concretar el asunto, ella lo para en seco a uno (A uno, y al mini “uno”), ¿Pero por qué esperar a que haya pasado el revolcón, para salir con estas? Se queda uno pensando en qué fue que la embarró, o qué dijo mal.

2. “¿Traes algo para limpiar?”: Evidentemente, los dos quedaron untados de todo. ¿Pero para qué salir con esta perla, cuando uno lo que quiere es repetir faena o hasta echarse un motoso?

3. “Creo que el condón se rompió. ¿Revisas?”: ¡Uhhhhh! Lindo, lindo; le pasa a uno la película completa de su vida, como en cámara rápida, mientras se pone a hacer la comprobación del caso, con el corazón a mil, y rogando que ella esté equivocada.

4. “¿Te pido un taxi”?: Seguido de “Es que mañana tengo que madrugar (al trabajo, o porque llegan mis papás de viaje, o lo que sea) y me da pena que te toque levantarte tan temprano”. ¿¿¿De verdad??? ¡Pónganse serias!

5. “Huy, pero te viniste como harto, ¿No?”: Esto es la definición, por Wikipedia, de momento incómodo. Uno no sabe qué decir después de una frase de estas, ¿Será que lo dijo porque le gusta, o porque no? ¿Eso es bueno o es malo? ¿Sonreímos? ¿Aplaudimos? ¿Limpiamos? Después de una categorización de esas, por favor poner el juicio de valor. La frase, por sí misma, lo deja a uno entre la espada y la pared, sin saber cómo tomarla.

6. “Me tengo que ir, es que no saqué al perro a orinar”: ¿En serio? A nosotros también nos gustan los perros, ¿Pero será que el canino no es capaz de hacer pipí o popó en el baño de uno? Y después uno limpia el desastre. Pero en fin, el punto no son las habilidades del perro; el punto es que esa excusa sí es re pendeja.

7. “¿Y tienes novia?: O peor, que ella sea la que salga con que tiene novio. O novia. Y salga con que se tiene que ir, porque su amorcito la está esperando. En cualquier caso, y tal como dicen las mujeres de la revista, ¿WTF? Y si por esas cosas de la vida, los dos sabían que había un tercero… ¿Para qué recordarlo justo en ese momento, si no hace falta?

8. “¿Seguro me vas a llamar, ¿No?: A ver; ya se la echaron a la muela, ¿Y hasta ahora la niña se da cuenta de que el man no le ha pedido el número del celular? Grow up; a estas alturas, los dos deberían tener claro que si esto no pasó, es porque uno no tiene intención de volverla a buscar.

9. “Mmmmm qué rico….. mi amor…..te amo”: ¿¿Whaaaaat?? No, no, no, no, ¡alto!, en el pre contrato, esto se suponía que era un encuentro casual. ¿Cómo es que a alguna de ustedes se les ocurre pasar de algo tan rico como es un sex-flow torniquete follador, a un chorreo de corazones? Hey, les acabamos dar un beso de viuda; no nos pueden salir ahora con que están moteadas por los ositos cariñositos.

10. “¿Te gustó? ¿Qué te gustó? ¿Y qué te gustó de eso? ¿Y qué más te gustó? ¿Y aparte de eso, qué más te gustó?”: A ver, nos estábamos comiendo a una pelada, no a una encuesta de atención al cliente. Tip: es fácil; siempre nos va a gustar. Si ya nos vieron la cara de limón amargo cuando nos vinimos, es porque sí nos gustó. ¿Qué cosa? Pues todo. Sencillo ¿No? Si quieren detalles, va a tener que volver a suceder pero no pregunten por cada parte, como si fuera una película donde tocará volver a discutir y argumentar las mejores escenas. Además, relajadas, que este apenas es el primero.

Tips de los hombres With Love, para que identifiquen cuando una niña les está saliendo con vainas raras.

Crédito foto: Deviantart