La maravilla del culo rico

La maravilla del culo rico

y no te pierdas las más sensuales galerías y los
contenidos más calientes.

Cuando se habla de un culo rico de inmediato imaginamos una silueta femenina que enmarca ese cuerpo, un movimiento de cadera leve que contonea ese trasero de lado a lado de manera poética. Sí, los hombres adoran eso… Pero ¿Sabían que las mujeres también miramos el culo? ¿Sabían que una de las cosas más excitantes en un hombre es el culo? Pero los hombres tienen varios factores en contra para que nosotras no podamos identificar ese “Culo rico” arranquemos por lo básico…¿Qué pasa con el uso de los calzoncillos que enmarcan solo la parte delantera pero dejan pobre la trasera ¡Sí! Los mismos que usaba su papá y su abuelo! Lamentable, o peor aún, los calzoncillos tipo pantaloneta que engañan absolutamente el culo y el paquete, ¡Más respeto por Dios! Las mujeres merecemos conocer que nos vamos a comer. Insisto en que este tipo de calzón es el primer culpable de que el hombre promedio de nuestros días sea tan pobre de culo. Es por eso que las mujeres somos seguidoras del boxer, de la marca que sea, no da lugar a falsas expectativas en ambos frentes que por si no lo sabe en los hombres cumple la misma función que en las mujeres, conserva todo en su puesto.

El Culo rico es una de las herramientas más indispensables en las artes amatorias. Es que de allí uno se agarra para para ejercer la presión, al menos en la posición del misionero y en todas las que se deriven de esta. Si aún no ha entendido se lo pongo de esta forma, el pipí es un automóvil que se direcciona por un timón, que vendría a ser el culo y la verdad es que para maniobrar se necesita agarre, que se sienta durito, que cuando uno ponga sus manos sobre él, sepa dónde termina la espalda y donde comienza la nalga, nada más deprimente que un man que tenga por culo una tabla.

Un culo rico no solamente es un culo redondo ¡No! es algo que comprende desde el nacimiento de la espalda, el final de la misma y para los gustos los colores, digo... Los pelos. Súmele a eso el punto más importante, como decía un jefe que tuve hace años: - Jamás es la herramienta en sí, es el uso que se le da. Ese movimiento tántrico táctico, hay que ensayarlo mi niño, no podemos llegar a la faena a improvisar cuál vil bailarín de reguetón bogotano, ¡No señor! Hay que dar lo mejor en la pista. Esta es una linda invitación para que movamos ese culo... rico. Para que entendamos que darle vida a él a la larga significa una ganancia para usted y para ella.

Acto seguido a leer esta carta proceda a evacuar rápida y silenciosamente cualquier prenda que obstaculice la plena identificación de su culo rico, todo calzón, pantaloneta, nueva o usada con motas o rota debe ser no solo eliminada sino también quemada. Ejercite a menudo su suelo pélvico, utilice a sus allegadas para tal fin, experimente con ellas esos movimientos corporales, aunque cueste, no olvide que el trabajo duro debe estar en el entrenamiento para que el día de la faena todo sea fiesta.

Con amor, Nina.