Mi mejor amigo es mi Fuck Friend

Mi mejor amigo es mi Fuck Friend

Un mejor amigo, y hablo de amigo porque para nosotras las mujeres no hay nada mejor que tener un caballero en la "friendzone", pues estás confiada que siempre vas a recibir palabras sinceras desde “Te ves como buena con ese vestido” o “ese man es un imbécil, ¿no le da pena?”, sobretodo que no vas a encontrarlo con tu novio, a menos que seas así de salada y bueno, no entremos a desafiar la suerte de cada una de nosotras…

Toda la vida he sido de esas mujeres que tienen 2 amigas y una manada de amigos, esos hombres que de vez en cuando expresan que ya eres “un niño más” y que simplemente te ha faltado tener pene para compartir hasta el baño con ellos. Siempre me he sentido más cómoda con su amistad, y es por esto que en medio de toda esa testosterona, alguno sobresale convirtiéndose en esa “mejor amiga” que la sociedad pretende que tengas solo que… es un man.

Sales con él a cenar cual novios, duermes con él, pasas la mayoría de tu tiempo libre con él, pero no hay ningún acercamiento físico, existe como una barrera sexual la cual se ve impenetrable, pero querida, estás equivocada, es muy penetrable, como tú.

tocando a mi fuckfriend

¿En qué momento se transforma toda esa confianza, esos parches sanos, borracheras sin final feliz, en unas ganas absurdas de comértelo hasta con pan? Fácil, en ellos es simple instinto porque SON HOMBRES, sea como sea, a tu amigo créeme que se le ha pasado por la cabeza tener sexo contigo, así sean pensamientos sueltos, o por probar, o por saber qué tal follas, o porque sí. Y nosotras… Somos realmente complicadas y no entendemos por qué sucede pero cuando te preguntas “¿Por qué no follar con él, si conoce todo de mí?” amiga, estas jodida, te lo vas a comer.

Después de toda esta carreta, ¿qué hacer cuando todo se distorsiona y entran pensamientos sexuales? Lo digo porque en mi caso, fue lo primero que me pregunté, fue algo como “Mierda, no puede ser, ¿y ahora qué hago?”.

 Sí, claramente me comí a mi mejor amigo, y fueron dos sensaciones, hablemos de lo mental primero. En ese instante solo pensaba en qué mierdas estaba haciendo, pero el problema real vino después, porque no fue uno, ni fueron dos, fueron varios los polvos concretados y definitivamente la amistad se ve afectada, termina en una de esas relaciones que tienes con un man y solo dices “no somos nada”. Segundo, lo carnal, lo arrechoafectivo, lo corporal… Dios bendito…

Fue delicioso, había encontrado mi nuevo pasatiempo, tantos secretos que le había contado en historias anteriores, los puso en práctica, sabía que al besarme debía agarrar mi cabello, subir de tono pasando sus manos por mi espalda, respirarme en el oído y sostener mi cadera con fuerza, me giró y me puso contra la mesa, mientras me hablaba sucio iba sobando su pene en mi clítoris para terminar de mojar lo que ya parecía Guatavita, lo metió y fue como si perdiera la conciencia por un segundo, lo sentía realmente duro, lo hicimos como si fuera el último polvo de nuestras vidas, fue tan gráfico que me hubiese encantado grabarlo. Así que creo que el tener esa conexión con esa persona SÍ influye a la hora del sexo. El muy maldito sabía perfectamente qué es lo que tenía que hacer.



Pero si usted no tiene carácter, no es capaz de separar las cosas y lo peor, se enamora de cuanto imbécil se le cruza, no lo haga, no exponga la relación más estable que ha tenido en su vida, esa con su mejor amigo.

Si por el contrario, le pasa lo que me pasó a mí, mi consejo es: No se aguante las ganas, usted ya está muy grande y puede parar en el momento indicado, si no lo hace es porque no quiere, además, conoce perfectamente al man con el que va a follar, sabe si es perro, sabe si se va a enamorar, sabe cómo va a reaccionar postcoito, incluso me atrevo a decir que sabe lo que le gusta en la cama sin haber pasado por la de él… Yo me resistí a mis ganas, hasta que una madrugada simplemente pasó, si ven, les dije que la barrera pasaba de impenetrable a penetrable facilito.

Follen y sean felices, que su mejor amigo también puede cumplir con esa labor.