Vex Ashley, porno indie.

Vex Ashley, porno indie.

En estos días de tendencias, hipsters, normcore y demás tendencias urbanas, no es de sorprenderse que el porno también tomara un curso hacia lo independiente. Y para que lo vean ustedes mismos, les presentamos a Vex Ashley, una chica que un día decidió que su profesión de fotógrafa podía tener otros caminos, y se tomó el del porno.

Actualmente cuenta con un séquito de 6000 internautas que se conectan a diario para verla, y que ayudan a financiar sus producciones mediante proyectos de crowfunding, además Vex eswebcamer, algo que también proporciona colaboración económica para lograr una industria del sexo menos pensada para el típico heterosexual.

Para Vex es importante explorar otras audiencias: chicas, gays de ambos sexos cansados de ser estereotipados y en general, el público masculino heterosexual que está cansado de ver la pose de perrito.

Delgada y menuda, con facciones gatunas y pelo liso, Vex Ashley se aleja del típico pensar de rubia tetona dominada en tradicionales poses pornográficas. Ella se dedica a explorar más la experiencia que el valor del deseo sexual y busca cambiar la industria pornográfica, pues cree que gracias a la tecnología, cada vez más los actores porno pueden convertirse en sus jefes y tirar en pantalla como les gusta, no como sus directores creen que deben hacerlo.

Ser “genitales sin cara” no es lo que busca esta apasionada del cuerpo y la experiencia de interacción humana; en sus palabras “Hay un movimiento silencioso de personas que están haciendo porno en sus propias habitaciones. Ahora que todos tenemos cámaras e incluso iPhones que toman videos de alta calidad, se ha convertido en algo mucho más barato de hacer.”

Y continúa, “Las personas están tomando el porno en sus manos, y eso solo va a mejorar el tipo de porno que estamos viendo y a hacerlo más representativo para la amplitud de la experiencia sexual humana”.

¿Mi recomendación? Hay que tener la mente abierta. Y si la clásica mamada le gusta, ¿por qué no darle cabida a una nueva forma de ver porno?

Crédito foto: Koowillie